Consumo Consiente

Este blog va a ayudar a reflexionar sobre las formas alimenticias de cada persona y las consecuencias que están impactado a la sociedad."La alteración de los alimentos ha estado presente a lo largo de casi toda la historia de la humanidad” (Quenza, C. J. P, 2006).

¿ Qué hacer para salir del sistema?

Deja un comentario

 

“Tu salud depende de lo que comes”

 Tips para salir del sistema  hacer para salir del sistema

 1. Pelar los alimentos

2. Evitar ir al supermercado

3. Ser inteligente en cada producto que se  va a comprar

4. Evitar  harinas, pan ,pan, galletas

  • Anexo documentos para saber más.

http://www.slan.org.ve/libros/Bio%C3%A9tica%20y%20Nutrici%C3%B3n.pdf#page=194

LACADENA, J. R. (1998). Plantas y alimentos transgénicos. Bioétic, 193.

¿Qué comemos día a día?

Deja un comentario

(Documental de salud- Que comemos hoy)

 

“De manera que más que cualificar nuestra época, en su conjunto, como la  sociedad de la información deberíamos hablar más bien de los modelos de desarrollo de los países más ricos del planeta que autodefinen sus propias estrategias económicas e industriales –sus nuevas políticas de comunicación como sociedades de información” (Chomsky, García-Albea, Gómez, et al. 2005, p.57).

En estos días, se  habla de un mundo globalizado, donde la tecnología de punta está cada vez más al alcance y donde las formas de llevar a cabo algunas acciones de la vida cotidiana del hombre se han visto implícitas de fuertes  cambios, como por ejemplo en la rapidez de algunas operaciones, entre ellas se  encuentra   la  rapidez y el cambio de la alimentación.

Sería  bueno analizar dentro del concepto que abarca la “globalización” el punto que ha traído verdaderos beneficios para el ser humano hablando desde la producción de estos alimentos (transgénicos)  o por el contrario lo que podía resultar como un beneficio para la sociedad  se ha convertido en una de sus principales causa de múltiples enfermedades.

Los alimentos del  último  siglo están  completamente contaminados, la mayoría de ellos  son transgénicos y no lo sabemos, seguimos comiendo “basura” la cual afecta el  cuerpo humano.

El comer se ha convertido en un predicamento. Al mismo tiempo que se dan nuevos desarrollos científicos y tecnológicos y se incrementan las posibilidades de elección, hay también un incremento en la percepción por parte de los públicos de la alteración del orden natural. El riesgo domina el discurso moderno, así como el de la salud pública (Petersen & Lupton, 1996); de acuerdo con Beck (1992) vivimos en una sociedad de riesgos, a los cuales no es ajena la alimentación. (Quenza, C. J. P, 2006).

Los productos transgénicos  lucen de un aspecto único, bonito, grande  y  lo mejor   es que tienen larga duración,  y  por eso no se pierde  el alimento ni el dinero que es lo más importante ( es lo que piensan las  grandes multinacionales como Monsanto)  Por eso  los tomates, las fresas y demás  productos se encuentran todos los días,  todos los meses  tan lindos  y  grandes. Ya no existen  estaciones del año en los  supermercados ,  ahora  en cualquier  época  se encuentran  todo tipo de alimentos ,  ya no “afecta” a la sociedad  el mal tiempo  ni las estaciones del año.

“Por esto no es extraño ver hoy en cadenas de supermercado reconocidas cereales que están compuestos de estos tipos de alimentos pero que sin saber  que miles de personas están consumiéndolas dentro de los mercados que hacen para su casa”. (GÓMEZ, E. D, 2009-2010).

Como lo mencione antes, el tomate, es uno de los alimentos con proceso de  maduración retardada. Pero el consumidor desconoce que la mayoría de veces ese tomate que se encuentra en los supermercados, quizás lleva semanas en este lugar aunque aparente mucha frescura.

Estos productos  causan  grandes  e importantes  daños en la salud, al medio ambiente y a la agricultura.

Los transgénicos  producen miles de  enfermedades en los seres  humanos: cáncer, dificultades en el   sistema de reproductivo ,intoxicación ,  problemas  con el hígado y el  páncreas , baja de   insulina , malformaciones congénitas, aumento de  abortos , asma  y alergias. Pero estos daños  no se presentan simplemente en el consumidor  sino también  en las personas que   trabajan en el campo con este tipo de productos.  No será  suficiente todo el daño que nos están  haciendo?

Monsanto  tiene el 80 % del mercado  de las plantas  transgénica, seguida por Aventis de Bayer) con el 7 % , Syngenta con el 5 % , Dow  con  3%..Estas  empresas también  producen   el 60% de los plaguicidas y  el 23%  de las semillas comerciales. Las empresas multinacionales tratan de controlar  la alimentación  mundial, creando un gran  oligopolio  mundial, obteniendo  grandes beneficios a costa de los agricultores, consumidores y pequeños comerciantes. Los transgénicos  en el mundo”. (Santamarta, J. ,2004).

Las empresas que se dedican a la producción de semillas transgénicas no  reconocen que la siembra de sus productos representa cierto riesgo para el ecosistema, al generar perdida de variedades, y las posibilidades de afectar el capital del campesino, no han considerado hablarle claro al consumidor a la hora de ofertar sus productos. (GÓMEZ, E. D., BARRETO,2009-2010))

Monsanto es la  principal   productora  de transgénicos y pesticidas en el mundo “Corrupta, maléfica corporación de todos los tiempos”

FICHA TÉCNICA

Titulo: le monde selon Monsanto

Direccion: Marie Monique Robin

Duracion: 108

Idioma: Inglés
“Se dice que las decisiones en materia de alimentos genéticamente modificados han sido tomadas exclusivamente por los gobiernos y las grandes multinacionales, que poco han tenido en cuenta a los que se ven directa o indirectamente afectados, como los agricultores y los consumidores”  (GÓMEZ, E. D., BARRETO 2009-2010)La comida sana  el mundo según Monsanto no es  nuestro  mundo”  Para ellos  todo lo que   producen   está bien para que  los seres humanos  consumamos , pero no piensan más allá  de lo que nos pueda pasar, somos un experimento más.

El Algodón,  la soya,  la  canóla  y el  maíz, son los  productos que consumen grandes   familias  de  una parte importante  del mundo, y la peor  noticia, es que   un alto porcentaje de estos son transgénicos.

Este modelo agroexportador, donde la soja representa un papel  emblemático, tiene graves repercusiones sociales y ambientales, ya que destruye los ecosistemas, contamina el ambiente, erosiona los suelos, perjudica la salud de las personas, concentra aún más la  propiedad de la tierra en unas pocas manos, expulsa a la población local y genera desempleo y pobreza rurales.( Segrelles Serrano,2007,p.1)

¿Qué pasa con los campesinos? ¿Qué pasa con las  familias?: “Las pobres y poco numerosas comunidades originarias de estas regiones, ya muy debilitadas por su marginación histórica, están sufriendo similar suerte que los mencionados campesinos mestizos; de hecho, expropiación de sus tierras ancestrales  y emigración a las ciudades en condiciones de pobreza extrema. O en los casos de persistir en sus asentamientos tradicionales padecer las fumigaciones que exige la soya transgénica, con las consiguientes secuelas de durísimas enfermedades y muertes por envenenamiento”

¿Qué pasa con el consumidor?, el consumo está invadiendo la mente de la sociedad, cegándola de los daños que estos productos  le pueden ocasionar  a  su organismo, le ofrecen  productos “naturales”, “buenos para la salud” pero en  realidad lo que nos  están vendiendo  es un “veneno”. “Las plantas  transgénicas son  mayoritariamente  resistentes a los  herbicidas y  se venden formando  parte de un  “ paquete de  tecnología” Los transgénicos  en el mundo”. (Santamarta, J. 2004).

Los comienzos del nuevo milenio nos muestran una nueva etapa en la transformación de la comida y el comer. Las distintas enfermedades que han surgido en el contexto de la relación entre tecnología y producción de alimentos, los desarrollos de la agrobiotecnología, y la emergencia y re-emergencia de enfermedades infecciosas y transmisibles, problematizan, sin duda, un asunto cotidiano como el de la alimentación. (Quenza, C. J. P , 2006).

El hombre vive cada vez más sumergido en un mundo que lo devora por la inmediatez del avance en su tecnología, pero con la producción de alimentos genéticamente modificados, ¿no estaríamos retrocediendo acaso?, pues en tiempos anteriores cuando los procesos se hacía más lentos, los alimentos tenían más procesos naturales. Ernesto.  Gracias a la  globalización  hoy en día la mayoría de  elementos que tenemos  son artificiales, se crearon nuevas formas  de poner  al alcance  de la sociedad  consumista productos que fueran “acordes” con unas  necesidades o a un   ritmo de vida.

Sera que es muy tarde para volver a  consumir los productos y alimentos  con semillas  naturales,  o  será que nuestros hijos  tendrán que consumir este tipo de  “experimentos” y “ciencia” la cual daña  el cuerpo y  la  constitución humana.

Este tipo de tecnología  o ciencia, nos está volviendo  dependientes:  “El actual dinamismo del comercio internacional de soja demuestra el puntual cumplimiento de la teoría de la dependencia y del intercambio desigual, por lo menos por lo que atañe a la primera premisa del esquema, es decir, la venta, por parte de los países dependientes agroexportadores, de materias primas baratas, básicas e indiferenciadas (commodities) cuyo destino son los países dominantes de características postindustriales. En el caso de la soja resulta evidente la predominante dirección sur-norte de los flujos comerciales”. (Segrelles Serrano,2007 p.7)

El transgénico daña la semilla tradicional, son unos  manipuladores, ahora  el cultivo es un veneno, no sabemos que estamos comiendo, que nos están vendiendo  que es lo que tanto estamos consumiendo.

“Semillas peligrosas” es un texto en el que su autor Jeffrey M. Smith, combina un análisis “La verdadera naturaleza de la ingeniería genética, donde se hace una crítica devastadora acerca de los riesgos para la salud y el medio ambiente de los cultivos genéticamente modificados y ejemplos gravísimos sobre la manipulación de la ciencia y de los medios de información por parte de la industria biotecnológica”, según lo afirma, Michael Meacher, ex ministro británico del Medio ambiente.

Los pueblos originarios ven sus tierras ancestrales invadidas no sólo por empresarios soyeros y ganaderos, al abrirse nuevas vías de comunicación comienzan a llegar a estos espacios ahora plenamente abiertos a colonos pobres y comerciantes inescrupulosos, desconocidas tentaciones consumistas, enfermedades no conocidas y la inevitable prostitución, que en la lógica de acumulación originaria salvaje van disolviendo la ética social solidaria y de respeto a la naturaleza de raíces milenarias.(Segrelles Serrano, 2007,p 8)

Un aspecto preocupante ha sido la legalidad de los cultivos de alimentos transgénicos, dado a que las grandes transnacionales creadoras de las semillas transgénicas buscan una maximización de los beneficios elevada y gozan de un vasto poder, por tanto se han dedicado a patentar dichas semillas.

En muchos de estos campos  se  ve mucho verde,  aunque   como nos dice un científico del  video “Documental  transgénicos peligro para el mundo”   estos campos  ocultan secretos  tóxicos, no existe nada  natural en estos  lugares.

“Pero esta innovadora forma de capitalismo salvaje, que impone una agricultura mecanizada para grandes extensiones prácticamente sin agricultores, está barriendo también con la compleja estructura agropecuaria e industrial” (Segrelles Serrano,2007, p.12) Segrelles Serrano, J. A. (2005). El problema de los cultivos transgénicos en América Latina: una” nueva” revolución verde.

http://193.145.233.67/dspace/handle/10045/2214

Todo cambia a partir  de esta nueva  tecnología  de producción en los alimentos, la estructura agropecuaria y social tiene  un  giro de  180 grados, a los  campesinos les afecta en su manera de sembrar y de cuidar el mismo, y a los consumidores o a la sociedad como tal   la afecta en una manera más fuerte, generándole grandes problemas de salud.

Para el caso de Colombia, el  tema de los transgénicos, es un tema preocupante, ya que no  existe  una ley de bioseguridad que ejerza un control que permita identificar y evaluar si la importación de alimentos proviene o no de OGM. Simplemente  existe una  Resolución 3492 de Dic./98 expedida por el ICA sobre bioseguridad, pero ésta no incluye dentro de su ámbito de aplicación los productos de uso alimenticio derivados de OGM. Igualmente el INVIMA (Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos) mediante el Decreto 3075/97 expide los registros fitosanitarios exigidos para la importación de alimentos.” (Vélez Alonso, 1999).

 

harinapantransgenica

“De la  arepa paisa  a la  arepa transgénica”. Greenpeace  denunció  la importación  de maíz  transgénico  que  salía de Colombia.

http://despierten.wordpress.com/2013/05/16/denuncia-famosa-harina-pan-empresas-polar-aparentemente-maiz-transgenico/

Greenpeace Internacional realizó un análisis genético del maíz que está importando Colombia, proveniente de un barco que en Enero de este año desembarcó en el Puerto de Santa Marta. Los análisis se realizaron en los laboratorios del Departamento de Ecología y Biología Molecular del Ministerio del Medio Ambiente de Austria. Los resultados muestran que el maíz importado contiene un alto porcentaje de maíz transgénico con el gen del Basillus thuringensis. No se precisó el tipo de variedad, pero Greenpeace presume que es alguna de las variedades de Monsanto o Novartis (Umweltbundesamt, Report Nr. 05/99). (Veléz German, 1999).Velez,G.A (1999) Cultivos y Alimentos  http://www.rallt.org/cultivos/soya/colombia%20soya%20RR.pdf

Los transgénicos se  cultivan en   7 países industrializados  y en  11 países  en desarrollo, en  los cuales  hace parte Colombia.

“Para el año 2009 se sembraron en Colombia, 18.874 hectáreas de cultivos GM de algodón, 16.793 hectáreas de cultivos GM de maíz, y cerca de cuatro hectáreas de cultivos GM de clavel y rosas. Maíz y algodón se sembraron en los departamentos de Sucre, Cesar, Córdoba, Huila y Tolima. Solo maíz en los departamentos de Antioquia, Valle del Cauca, Meta, Cundinamarca y Santander, y clavel y rosas en el departamento de Cundinamarca.. Los beneficios ambientales tienen que ver con los efectos de la reducción en el uso de agroquímicos (insecticidas y herbicidas), y beneficios económicos con la reducción en las pérdidas debidas al ataque de insectos y a la competencia de malezas, así como a la reducción de costos de producción”. (CHAPARRO GIRALDO,2011).CHAPARRO GIRALDO, A. L. E. J. A. N. D. R. O. (2011). CULTIVOS TRANSGÉNICOS:: ENTRE LOS RIESGOS BIOLÓGICOS Y LOS BENEFICIOS AMBIENTALES Y ECONÓMICOS.Acta Biológica Colombiana16(3), 231-252. http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0120-548X2011000300016&script=sci_abstract

Actualmente Colombia depende de alimentos básicos importados; el principal proveedor de productos como maíz y soya es  Estados Unidos.  En Colombia  se   está importando  más del  70 %  del maíz que consumimos  diariamente.

Como conclusión los colombianos, “los consumidores podemos   y debemos rechazar  los transgénicos  por razones de  salud ( alergias, resistencia a los antibióticos), de la calidad de  los alimentos, de los riesgos ambiéntales, (contaminación genética, perdida de  la biodiversidad)  y los  riesgos económicos y políticos  que se derivarían  de poner  nuestra alimentación  en manos de  cinco grandes multinacionales”.  (Santa Marta José, 2004) Santamarta, J. (2004). Los transgénicos en el mundo.World Watch, España,5. http://www.nodo50.org/worldwatch/ww/pdf/trans.pdf

 

 

FICHA TÉCNICA 

Titulo original: The Future of Food
Género: Documentales / Ciencia y tecnología
Duración: 55 minutos
Año: 2006
Productora: Deborah Koons